fbpx
Restaurantes dog friendly en Madrid
15 octubre, 2022
Propósitos de año nuevo con tu mascota
24 diciembre, 2022

La importancia del secado en invierno

Como ya hemos notado, el otoño nos está dejando días de lluvias y frío, haciéndonos saber que ya queda menos de un mes para que entremos oficialmente en invierno, así que, si no lo hemos hecho ya, es momento de ir sacando la ropa de invierno del armario. Al igual que nosotros, nuestros amigos peludos también necesitan adaptar sus rutinas, por ejemplo la del baño, para el invierno. En esta época, hay que tener especial cuidado con los cambios bruscos de temperatura, ya que al igual que a nosotros, también afectan a nuestra mascota. Por ello es muy importante el secado en invierno.

Al realizar el baño en esta época del año, es muy importante que el pelaje de nuestra mascota no se quede húmedo, así, evitaremos enfermedades. En este Waskyblog hablaremos de la importancia del secado en invierno y como realizarlo correctamente.

¡Esperamos que os guste!

¿Por qué es importante el secado?

El secado es una parte esencial del baño que no debemos olvidar. Sobre todo en épocas de frío.

Dependiendo de la raza o el tipo de pelaje de nuestra mascota, se adaptará mejor al frío. No debemos olvidar que el invierno es una estación húmeda, por lo que si después del baño, el proceso de secado no se realiza de forma correcta, la temperatura corporal de nuestra mascota caerá en picado, provocando el riesgo de que contraiga enfermedades o bacterias de cualquier tipo atraídas por la humedad.

En definitiva, el secado es vital porque no hacerlo, o hacerlo incorrectamente, puede perjudicar la salud de nuestra mascota.

La importancia del secado en invierno

Paso previo al secador

Después de realizar un correcto enjabonado y posterior aclarado, toca pasar al proceso de secado de nuestra mascota.

Lo primero, antes de ponernos con el secador o expulsor de aire, es quitar el exceso de agua y humedad de su pelo con una toalla. Esta, debe ser suave, para evitar hacer daño a nuestro peludo. Por otro lado, si nuestro perro tiene el pelo largo, es mejor, evitar secarlo haciendo círculos. Ya que esto, puede favorecer a que el pelo se enrede más de la cuenta.

A continuación nos podemos ayudar con un cepillo para desenredar y cepillar bien el pelo antes de continuar con el expulsador.

La importancia del secado en invierno

Mi mascota se asusta con el secador

A muchos peludos les da miedo el ruido tan fuerte que hace el secador al encenderse, lo cual pasa a menudo porque no están familiarizados con él o porque se los presentamos de una forma agresiva. Esto hace que sientan rechazo hacia él. Os vamos a dar algunos consejos si vuestro peludo tiene este problema.

Lo primero es presentarle el secador sin que esté encendido para que así se familiarice con él, en un ambiente tranquilo.

Lo segundo es dejar que nuestro peludo sienta curiosidad y que, con su olfato , explore el secador antes de verlo encendido. Puedes contribuir a esto utilizando palabras amables, caricias o incluso alguna golosina.

Una vez que tu peludo se muestre totalmente tranquilo ante el secador. Lo siguiente será acostumbrarlo al ruido. En esta etapa lo principal es que nuestro perro vea como utilizamos el secador de una forma tranquila, lo ideal sería utilizarlo primero en nuestra piel para que viese que es seguro utilizarlo. Este es un proceso que no debemos forzar, sino hacerlo de forma progresiva.

Una vez que nuestro peludo vaya cogiendo más confianza con el secador, es momento de ir acercándolo poco a poco a su piel, con unos ligeros golpes de aire y siempre recompensarle con caricias en sus zonas favoritas. En este momento tendrás que prestar mucha atención a su lenguaje corporal para saber en qué momento se siente incómodo.

Recuerda que este es un proceso que conlleva su tiempo de adaptación y es muy importante que lo respetes, ya que, cada peludo es diferente y le tomará más o menos tiempo acostumbrarse al secador. Después de cada avance positivo, prémiale el buen comportamiento con caricias, chuches o invitándolo a jugar contigo.

La importancia del secado en invierno

¿Cómo realizar el secado correctamente?

Es recomendable comenzar por las patas, al igual que lo haríamos con el lavado o aclarado, para que la mascota se vaya acostumbrando a la temperatura y sensación del secador. Poco a poco iremos subiendo para secar el resto del cuerpo, procurando no dejar ninguna zona húmeda.

Para las mascotas con el pelaje más largo, será más fácil secarlo con el secador un poco alejado.

Una de las partes que tendremos que secar con mayor importancia serán las orejas y la cara de nuestra mascota. Es recomendable hacerlo primero con la toalla para que tengamos que usar el secador el menor tiempo posible en esta zona, puesto que se trata de lo más incómodo para nuestras mascotas.

Después pasaremos con el secador a la parte de la cabeza y el cuello. Un truco es mantener enfocado el flujo de aire en un lado y solo mover la boquilla del secador hacia delante y hacia atrás.

Si estamos utilizar un secador convencional para secar a nuestra mascota, hay que tratar de mantener el flujo de aire siempre en movimiento, ya que, si mantenemos el aire caliente sobre una zona en concreto por mucho tiempo, puede llegar a irritar la piel de nuestro perro.

La importancia del secado en invierno

El mejor cuidado, para nuestro mejor amigo.

Ahora que has leído este artículo, sabes que el secado es un paso muy importante y necesario para el cuidado de nuestros amigos de cuatro patas. Sigue estos consejos y recomendaciones a la hora de secar a tu mascota. Para evitar cualquier enfermedad y que pueda disfrutar de la hora del baño de una manera agradable.

Este ha sido nuestro blog de este mes. Esperamos que estos consejos para realizar correctamente el secado hayan sido de ayuda y la próxima vez tanto tú como tu peludo disfrutéis del baño.

¡Os esperamos en el próximo Waskyblog, que paséis un buen fin de semana!

Información recogida de ExpertoAnimal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.