fbpx
Los perros como ayuda terapéutica
Los perros como ayuda terapéutica
28 mayo, 2021
Cuidados para perros de distinto tamaño
Cuidados para perros de distinto tamaño
11 junio, 2021

Trastornos alimenticios en los perros

Trastornos alimenticios en los perros

Trastornos alimenticios en los perros

¡Hola! Ya estamos de vuelta, como cada semana, en el WaskyBlog. ¿Alguna vez te ha ocurrido, que tu perro no quiere comer o lo hace con dificultad? Si te ha pasado esto, o algo parecido, no te pierdas nuestro post de hoy sobre trastornos alimenticios en los perros.

Una buena enseñanza sobre cómo debe comer, ayudará a tu peludo a tener un buen funcionamiento del sistema digestivo. Además, evitarás que desarrolle problemas alimenticios de cualquier tipo. Así que, como si de un hijo humano se tratara, debes enseñarle a comer bien.

¿Cómo le enseño a comer?

Es importante seguir una serie de pautas para con tu peludo, y así evitar lamentos futuros. Ya sea porque no tienen apetito, como porque tengan demasiado y lo devoren todo (esto también es un trastorno alimenticio y es tan malo como el anterior), debes vigilarlo y reconducir su comportamiento.

En primer lugar, asegúrate de darle de comer siempre a las mismas horas. Igual que nosotros tenemos unos horarios para desayunar, comer o cenar, los peludos también deben tenerlos. Su reloj biológico es delicado y puede trastocarse su sistema digestivo si este cambia de repente.

Otra cosa que puedes hacer, es quitarle el cuenco de comida después de un determinado tiempo. Es decir, si tu perro come a las 13:30h, a las 13:45 quítale el cuenco para que conserve su instinto de supervivencia. Esto provocará una reducción considerable de los trastornos alimenticios.

Perro observando la comida
Trastornos alimenticios en los perros

Respétale ante todo. Esto ya te lo hemos dicho más veces, y es más que obvio que necesitan estar relajados y tranquilos para comer. Ubica su zona de comida en un lugar tranquilo y por donde no suela transitar nadie. Es común sobre todo, que los niños molesten al perro en cualquier momento, incluido en el de la comida.

Estas son las tres claves más importantes para que tu perro lleve unos hábitos de alimentación correctos y su conducta sea la adecuada. Si consigues que tu perro cumpla esas tres normas, seguro que su reloj biológico funcionará correctamente, lo que hará que su intestino no sufra.

Trastornos alimenticios

Como te decimos, hay varios tipos de trastornos alimenticios en el mundo perruno. Tanto por exceso como por falta de alimentación, dichos trastornos son malos para la salud del animal. Los más comunes, son los siguientes que te vamos a mencionar en este apartado.

Falta de apetito

En primer lugar, está la falta de apetito. Aunque te parezca raro, la falta de apetito aparece en numerosos peludos. Normalmente, este síntoma viene dado por molestias o enfermedades. Por ejemplo, les pasa mucho cuando tienen fiebre.

También ocurre con problemas de conducta. En los machos es frecuente que ocurra cuando se encuentran frente a una hembra en celo. También cuando un macho dominante impide a otro perro que se acerque al comedero. Observar su conducta y su estado de salud es crucial para identificar la causa de su falta de apetito.

No para de comer

En el lado opuesto, están los perros que no tienen fin. No solo engullen, sino que están todo el día pensando en hacerlo. Es muy frecuente encontrarse con este tipo de perros, sobre todo en determinadas razas. El Labrador, por ejemplo, es un claro modelo de “perro engullidor”.

Claramente, estos perros no tienen suficiente con su ración diaria, sino que buscan más y más. ¿La causa? Puede deberse a varias razones. Una de ellas, es el pensamiento del perro de que se puede quedar sin alimento. Sobre todo ocurre si hay varios perros en la casa, y tienen entre ellos una competencia alimentaria.

Perro entre limones
Trastornos alimenticios en los perros

Las causas también se pueden deber a problemas neurohormonales, a la ansiedad, a simple aburrimiento, o a un trastorno de asimilación de los alimentos. Vigila paralelamente su dieta y asegúrate de que le das todo lo que necesita, porque este apetito atroz también se puede deber a una falta de nutrientes en su comida diaria.

Ante todo, llévalo al veterinario y describe con exactitud el comportamiento que tiene tu peludo. Te puede aconsejar y mencionar alguna solución, una vez diagnostique su caso. Es importante que le digas qué comida le das, la cantidad de esta en cada toma, o si come entre horas. Aunque él te lo va a preguntar y va a dar con la clave gracias a lo que le respondas.

El perro aspiradora

Aquellos perros que se pasan la vida con el hocico pegado al suelo, olisqueando e intentando comer todo lo que pillan, son denominados perros aspiradora. Su objetivo principal es llevarse algo a la boca, cueste lo que cueste. Lo malo es que no solo lo hacen con comida, sino que pueden ser papeles, hojas, o incluso piedras.

Además de para comer, el perro busca objetos con los que jugar y estar entretenidos. Es muy común en cachorros, pero de adultos, puede ser un síntoma de depresión si lo hace muy a menudo. La mejor solución para este asunto es ser más amigable con él, sacarle más a la calle y jugar juntos.

Si con este remedio, el problema desaparece, todo genial. Lo habrás hecho a la perfección y podrás disfrutar de tu peludo al 100%. Si no desaparece, sigue hablando con tu veterinario de confianza para ver qué solución alternativa te puede dar, según sus necesidades.

Otro trastorno que ocurre en otros perros, es la ingesta de heces. Es un tema desagradable pero que agradecerá que tratemos, todo aquel que se vea afectado. Pueden ser heces propias o de terceros, y es más común en cachorros. Se debe a que estas tienen nutrientes que no han sido asimilados.

Esta conducta debería desaparecer de adulto. Si no es así, y como siempre, consulta a tu veterinario. Los perros de raza grande tienen más tendencia a la coprofagia (que así se llama este trastorno), que los pequeños. Por ejemplo, el Pastor Alemán padece insuficiencia pancreática con relativa frecuencia.

Alergias

Otro motivo de que los peludos tengan problemas alimenticios, viene dado por las alergias. Los alimentos pueden causarles alergias, pero ten en cuenta que estas alergias no son iguales que en los humanos. La mayoría de reacciones que tienen los perros a las alergias, son problemas en la piel que producen picor y escozor.

Perro tumbado
Trastornos alimenticios en los perros

Algunos pueden sufrir problemas e infecciones de oído crónicas, como consecuencia de una alergia alimentaria. Hay que vigilar este tipo de alergias, ya que se pueden desarrollar de manera muy lenta. Incluso le puedes dar un alimento durante meses o años, y no darte cuenta hasta el último momento de que tiene alergia a ese alimento.

¿Los alimentos a los que suelen ser más alérgicos? La lista la componen la carne de res, el cerdo, el pollo, la leche, la soja o el maíz. Recuerda que hay alimentos para perros hipoalergénicos que le vendrá muy bien tomar. Siempre debes llevar al peludo al veterinario para que diagnostique el tipo de alergia.

Para descubrir si la alergia de tu peludo es causada por su algún alimento, lo mejor que puedes probar es cambiarle la dieta totalmente. Créale una nueva alimentación que sea sana y nutritiva. Si los síntomas de alergia desaparecen, está claro que se trataba de su anterior alimentación. Si no, puede ser de algo ajeno y deberías llevarle al veterinario.

Una buena prueba para contrastar esto, es darle proteína y almidón. Prueba con conejo y arroz durante una semana entera. Con eso será suficiente para comprobar este experimento. Estaría bien, incluso, que vuelva a su dieta anterior poco a poco. Introduce un ingrediente nuevo cada semana, y así podrás identificar la causa de su alergia.

Esto es todo por hoy. Esperamos que te haya servido de ayuda nuestro artículo, ya que todos los peludos pasan al menos una vez en su vida por situaciones alimentarias complicadas. ¡Hasta la semana que viene!

Información recogida de Mediterranean Natural

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *