fbpx
Etología canina
Etología canina
14 agosto, 2020
¿Cada cuánto tiempo debes bañar a tu perro?
¿Cada cuánto tiempo debes bañar a tu perro?
11 septiembre, 2020

Los gatos en el Antiguo Egipto

Los gatos en el Antiguo Egipto

Los gatos en el Antiguo Egipto

¡Hola! Ya estamos de vuelta contigo en el WaskyBlog, después de una semana de descanso. Esperamos que hayas disfrutado del verano. Te deseamos una feliz vuelta a la normalidad, y que te lo pases muy bien si es que todavía estás de vacaciones. Esta semana hablaremos de gatos, concretamente, de los gatos en el Antiguo Egipto.

Animal sagrado

Los egipcios formaron parte de la primera civilización que se encargó de domesticar al gato. Es un animal al que siempre le tuvieron en gran estima, hasta el punto de ser sagrado para ellos. ¿Por qué adoraban tanto a este animal y no a otro?

Como uno de los grandes dioses a los que veneraban era el Dios Ra (Dios del Sol), y este era un león, los gatos, al ser felinos, eran enormemente venerados por ese motivo. Para los antiguos egipcios, los ojos del león combatían la oscuridad, reflejando los rayos del sol.

Ese reflejo que hacía abrirse paso entre la oscuridad, convertía al león en un ser iluminado, al igual que todos los animales felinos. Gracias a eso, era considerado en tan alta estima, además de contar con réplicas en templos y pirámides para proteger a los dioses.

Bastet

Tal llegó a ser su respeto por los mininos, que a Bastet, la Diosa de la Fertilidad y la Belleza, se le representó con cabeza de gato. Al igual que Ra, Bastet también representaba la luz, el calor y la energía solar. Paradójicamente, y debido a su aspecto felino, también simbolizaba la noche, la luna y el misterio.

Bastet
Los gatos en el Antiguo Egipto

Además de todo eso, se creía que ayudaba a las mujeres a ser fecundadas, además de a los animales. También creían en sus poderes de curación y de velar las almas de los muertos. Una divinidad muy venerada y respetada por todos.

En el Antiguo Egipto, nadie podía ser dueño de un gato. Únicamente el faraón podía tener y domesticar uno. Además, se prohibía la venta, maltrato o asesinato de estos animales. El que matara un gato, recibiría la misma pena, es decir, la muerte.

Este animal era considerado el animal más sagrado de Egipto, aunque también hubiera otros animales venerados y sagrados como las serpientes, las vacas o los peces. Aunque para todos los dueños actuales de gatos, su felino es también un ser sagrado 😂

La domesticación del gato

Se cree que los egipcios empezaron a domesticar a los gatos alrededor del 2000 a.C. No obstante, alrededor del 7.500 a.C., los egipcios llevaban gatos para ir a cazar. No lo hacían con perros, animal que ya era domesticado en otras civilizaciones.

Los egipcios comenzaron a tener gatos en los silos de grano para que cazaran a los ratones que se colaban a robar comida. Eran animales protectores y depredadores de roedores. Además de resultar útiles para esa función, al cazar a las ratas, evitaban que se propagaran enfermedades como la peste entre la población.

Como curiosidad, cuando un gato casero (cuando no estaba prohibido tener un gato doméstico) moría, la familia se afeitaba las cejas en señal de duelo. Por eso será que los egipcios tenían tanta afición a pintarse y maquillarse las cejas 🤔

Domesticación del gato
Los gatos en el Antiguo Egipto

Los egipcios llamaban al gato con su onomatopeya, “miu”. La transcripción en masculino es miw, y miwt en femenino. De esos términos deriva el nombre chaus, como ahora se denomina al gato salvaje en Egipto.

Tal era el amor y debilidad que sentían por los gatos, que en una batalla contra los persas, sus enemigos usaron a estos animales (y otras especies) en primera línea de batalla. De esta manera, los egipcios se vieron obligados a ceder, para no tener que lanzar flechas a sus amados gatos.

Además de ser representados en gran cantidad de templos y construcciones religiosas, algunos gatos fueron momificados al morir, como los faraones. Esto era un respeto al más alto nivel, ya que consideraban que así serían recordados eternamente.

Evolución histórica del gato

Después de la época dorada y gloriosa que tuvo el gato en el Antiguo Egipto, este animal no fue tan querido. Sobre todo en la Edad Media, donde llegaba a ser incinerado en la hoguera. La Inquisición relacionó a este animal con el demonio y ordenaba matar a muchos de ellos.

En esa época, los gatos eran odiados, a la par que temidos. Debido a sus hábitos nocturnos, se creía que eran una herramienta del demonio y de las brujas. Fueron víctimas de una injusta persecución, sobre todo los de color negro. Además, el que tuviera un gato también podía ser condenado.

Gato
Los gatos en el Antiguo Egipto

Al contrario de lo que ocurrió en Egipto, Europa acusó la escasez de gatos. Enfermedades como la peste se propagaron rápidamente y no tenían a los felinos para poder combatirla más eficientemente.

Además, las ratas provocaban grandes daños a los alimentos, creando una escasez de víveres y hambre. Un total de 25 millones de personas murieron en esa época por culpa de las enfermedades y el hambre.

Después de esta época, el gato volvió a estar muy valorado por las personas en Europa. Su trabajo en los entornos rurales y su compañía lo reconciliaron. Además comprobaron que los gatos eran animales extremadamente aseados y que mantenían una higiene perfecta.

Expansión internacional

En Asia siempre ha sido un animal muy respetado y representado artísticamente. Para China siempre ha sido un símbolo de buena suerte, y los gatos dorados (los que mueven el brazo), así lo atestiguan. En Japón también es un animal querido, gracias a la doctrina budista.

En India, el gato es igual de venerado que en Egipto en su momento. La diosa de la fecundidad Satí, al igual que Bastet, a veces adquiere forma de gato. También lo usan para alejar a los malos espíritus de las casas.

La expansión del gato por América del Norte comenzó en el siglo XVIII. A Estados Unidos llegaron durante la colonización británica. En estas tierras también fue considerado como un animal peligroso y casi satánico, lamentablemente, durante unos años.

Esperamos que te haya gustado nuestro repaso de la historia del gato, centrándonos sobre todo en la época egipcia. Estamos encantados de volver en el WaskyBlog con un tema de gatos. Porque ya sabes, ellos también pueden visitar Wasky 😀

La semana que viene seguiremos con más temas, esta vez de perretes. ¡Hasta la semana que viene!

Información recogida de Petsonic.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *